Aprende a combinar tus botas altas

Aunque es bien sabido que las botas altas admiten infinidad de combinaciones, casi siempre  se usan las mismas. Y es una pena, porque hay fórmulas para combinar la botas altas que ayudan a sacarles un partido increíble,  tanto al calzado como a los looks.   

Aunque como más se  lucen es con las prendas cortas, no hay que dejarse limitar por ello. No es necesario llevar siempre faldas y vestidos para llevar con estilo u nas botas,  vamos a ver diferentes estilismos. 

Llevar botas altas con cárdigan,  leggins o look bicolor

Desde hace varias temporadas, el cárdigan de punto es protagonista de muchos estilismo, y es una buena alternativa al jersey. Combinado con botas altas de tacón, es una propuesta tan elegante como llevadera.

Una  apuesta segura en pantalones para llevar con botas altas son los leggings: no solamente son perfectos para vestir casual, sino que encajaban con botas altas a la perfección. Basta agregar un jersey de punto oversize al conjunto para crear un look  cómodo y estiloso.

Otra combinación ganadora es una mini falda con blazer, de colores contrastados, como azul y mostaza: la guinda final la aportarán las botas.

Combinaciones con vestidos

Los vestidos largos quedan muy bien con botas altas de tacón, un cinturón a juego. Si el vestido es camisero, tanto ajustado como fluido, quedan fenomenal con las botas altas tipo cowboy.

Los vestidos camiseros, tanto en su versión ajustada como fluida, son uno de los perfectos acompañantes de las botas altas, sobre todo en su versión cowboy.

Y con chalecos acolchados o  combos, agregando una sudadera  o un jersey o  vestido oversize, combinan muy bien. Con los chalecos  normales,   pasa otro tanto: combinados con una camisa blanca oversize, leggins, quedan genial.

A pesar de las temperaturas bajas, hay días en los que se pueden lucir shorts con medias muy tupidas o de punto, y botas altas, estilo track. Si se  completa el efecto con un jersey oversize, se consigue otro look irresistible.

Soñadora e idealista pero con los pies en el suelo y con una visión muy clara de la realidad. Quizás sea toda una paradoja en sí misma que traduce en una insana curiosidad por todo lo que la rodea.