RED WING SHOES, BOTAS DE TRABAJO PARA DURAR

Si buscas unas botas bien hechas y de calidad, unas botas al viejo estilo, para durar, buscas unas botas Red Wing Shoes. Y es que, ubicada en la ciudad con el mismo nombre, Red Wing Shoes no es una marca de botas como las demás. Es de los escasos fabricantes de botas americanos que aún realizan todo el proceso en el país. Y, además, siguen aún los mismos métodos que cuando comenzaron a principios del siglo XX.

El resultado son las increíbles botas Red Wing, una línea de botas artesanas, estupendas y de gran calidad, especialmente duras para resistir lo que les echen. Pero suaves, para cuidar de tus pies.

Red Wing Shoes

RED WING SHOES, EL SUEÑO DE UN JOVEN INMIGRANTE

Red Wing Shoes tiene todos los componentes del sueño americano. Acabando el siglo XIX, Charles Beckman, un joven inmigrante alemán de 17 años llega a la pequeña ciudad de Minnessota de Red Wing. Allí encontraría su primer empleo en una fábrica de cuero. Y no tardaría en desarrollar su interés en fabricar botas.

Inspirado por el deseo de vender únicamente botas de buena calidad, poco después abriría su propia tienda. Pero no le funciona bien y se ve obligado a cerrar. Aunque, como tiene claro que conseguir un buen par de botas es algo difícil, decide convertirse en fabricante.

Así, en el año 1905, con la ayuda de catorce inversores, fundó la Red Wing Shoes Company. Allí se fabricó una primera bota de trabajo de cuero con hebillas y cordones para un ajuste más seguro.

En pocos años, en la década de los 20′, ya expandía la línea de negocio en dos sentidos. A principio de la década se empezaba la fabricación de una línea de botas de trabajo para ocupaciones específicas. Y, en 1926, creaba la primera línea femenina con la bota Gloria.

La gran maquinaria de Red Wing Shoes estaba en marcha, culminando imparable en su centenario en 2005, celebrado con una gigantesca bota de cuero de casi cinco metros de alto y de más de mil kilos de peso.

botas red wing

BOTAS RED WING, BOTAS AL VIEJO ESTILO

Antes de llegar al final de su proceso de fabricación, los materiales de cada bota Red Wing avanzan a lo largo de más de treinta pasos distintos, así como por las manos de uno centenar de artesanos. De manera resumida, este es el proceso de fabricación de Red Wing Shoes:

1. Corte: El proceso de fabricación de la bota comienza con el corte el cuero. Cortadores de cuero especialmente preparados colocan cuidadosamente los troqueles de corte en cada piel. Como no hay dos lados de cuero iguales, la selección de las mejores piezas es un arte que solo pueden realizar los artesanos más experimentados.

2. Montaje: Las piezas de cuero cortadas se cosen para formar la parte superior de la pieza, por lo que los operadores de máquinas de coser requieren una cuidadosa coordinación mano-ojo. Las mismas máquinas de coser que hicieron el trabajo cuando se fundó Red Wing Shoes todavía se usan hoy en día.

3. Extendimiento: Durante el proceso de extendimiento, la parte superior ajustada se tira sobre la bota, dándole su forma definitiva. El ribete de cuero se cose con la plantilla superior y la de cuero utilizando el proceso de fijación de ribete Goodyear.

4. Inferior: Se cose o se pega la suela a la entresuela, completando el proceso.

5. Acabado: Antes de ser empaquetarlas en cajas, todas las botas son cuidadosamente inspeccionadas dos veces. Además, según la clase de cuero, cada bota es limpiada, pulida, cepillada y terminada por un equipo de expertos.

botas red wing

Si buscas unas auténticas botas Red Wing, te aconsejamos acudir a nuestra tienda favorita para estos menesteres, Corbeto’s Boots. Allí encontrarás las botas de la línea Heritage, las únicas que la marca distribuye a Europa.